En este segundo artículo me gustaría explorar una de las grandes semejanzas que existen entre el Coaching y el Budismo, El CAMBIO.  

Coaching en momentos de cambio.

El CAMBIO es el dominio en el que habitamos los coaches, trabajamos generalmente con personas que se encuentran inmersas en momentos de mucho cambio y necesitan reflexionar para poder tomar decisiones con confianza. El Coach acompaña en estos momentos en la reflexión, con su escucha, sus preguntas, su feedback. Todo esto ayuda a que el coachee vea sus fortalezas, sus debilidades, sus limitaciones, sus creencias y con esta consciencia que adquiere pueda llegar a tomar decisiones y fijar acciones con mayor confianza . 

La Ley de la Impermanencia, una ley natural.

Cuando El Budismo trata sobre el cambio lo eleva a categoría de LEY , la Ley de la Impermanencia (Aniccā) , nada permanece, todo cambia . Las células de nuestro cuerpo están muriendo y naciendo continuamente, somos nacimiento y muerte continua en un fluir que es la vida misma. La metáfora del río es muy reveladora para poder comprender esta cualidad de la existencia; el río que vemos nunca es el mismo, lo parece, pero no lo es, es un continuo cambio, un continuo fluir, es impermanente. Sufrimos mucho por nuestra resistencia al cambio, por creer que puede existir algo permanente y estamos escapando continuamente y resistiéndonos a algo que Buda descubrió hace mas de 2.500 millones de año, que nada permanece y que la vida es puro cambio. 

Aceptar que la Impermanencia es una Ley Natural nos ayuda a disfrutar de la vida, de cada momento, porque sabemos que ese momento es único, no volveremos a vivirlo. Si conseguimos vivir cada momento con atención y aceptación estaremos fluyendo y disfrutando del río de la vida. 

La actitud del Líder ante el cambio.

Los líderes que más admiramos son aquellos que permanecen tranquilos en situaciones de cambio, en situaciones de conflicto, que son capaces de fluir con una buena gestión de sus emociones, que son capaces de no apresurarse en la toma de decisiones. El cambio para un líder es algo que ha aceptado como parte de su vida, como parte de su tarea y es cada vez más consciente de que la gestión de este cambio es fundamental para ; poder disfrutar de su trabajo, reducir su estrés, generar confianza en su entorno, no vivir en el control, fluir y aceptar los errores como parte de su aprendizaje.  

Hoy se habla mucho de Agilidad, de Fluir, como características intrínsecas de un buen equipo, de un buen líder. Efectivamente, un líder debe ser capaz de permanecer tranquilo en esos momentos, transmitir seguridad y confianza. Si es capaz de aprender a disfrutarlo, los resultados que obtendrá serán extraordinarios y hará que todos aquellos que estén a su lado disfruten y se sientan confiados. 

Aprender a disfrutar del cambio sin ansiedad, siendo conscientes de nuestras capacidades y fortalezas y mejorándolas día a día, nos ayuda a vivir con menos estrés, sin tanta angustia, con la mente fría y el corazón caliente.  

Cada vez más, el líder se hace acompañar de un coach que le ayuda a reflexionar en estos momentos de cambio. El coaching es fundamental para acompañarle en su viaje, ayudarle a que se sienta más seguro de si mismo y sea capaz de transmitir esa confianza para poder conseguir grandes cosas, sin miedo, con mayor confianza en si mismo y en todos aquellos que caminan con el. 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.